• Eugenia Sestini

¡Al fin buenas noticias!



“It’s just another manic Monday…”

Otro lunes de locos.

Si no conocen la canción, tal vez sea porque no crecieron en los ochenta. Hace unos meses, “Manic Monday” (el éxito de The Bangles, escrito por Prince) se había convertido en un clásico a la hora del desayuno en nuestra casa todos los lunes. Lo que pasa ahora es que no sabemos si hoy es lunes o no. ¿Ustedes tienen idea?

Estas últimas semanas pasaron demasiado rápido, aunque llegó un punto en el que me parecía que había pasado un mes en siete días. Mirábamos las noticias constantemente, ya que las cosas cambiaban minuto a minuto, y no sabíamos si iban a cerrar las escuelas, si todavía podíamos usar el transporte publico o si podíamos comprar fideos sin necesidad de subirnos a un unicornio, y demás.

Me di cuenta de que ya no aprendía nada novedoso al leer las noticias; lo único que cambiaba era que yo estaba cada vez más estresada y más desconectada de la realidad dentro de casa. Necesitaba desconectarme de las noticias. Necesitaba ver un par de títulos importantes a la tarde, saber lo básico. Pero, ¿qué estaba esperando encontrar en el diario? “¡Extra, extra! ¡Seguimos en casa!”


Así que decidí hacer una dieta para reducir mi consumo de noticias. Tal vez a ustedes les guste leer el diario o lo necesiten hacer por distintos motivos, pero no es mi caso. En realidad, cuantas más noticias terribles leo, más me cuesta ver todo lo positivo que hay a mi alrededor, y este período se me hace más cuesta arriba.

Empecé a buscar noticias especificas de cosas que realmente quería saber. ¿Cuando van a poner el próximo capitulo de Bake Off Argentina en YouTube? ¿Es verdad que va a hacer otra temporada más de Gilmore Girls, una secuela de la secuela? ¿Y va a estar soleado mañana?


Si bien no todo el mundo necesita una dieta de menos noticias, a mí me ayudó a ver las cosas con mayor claridad. En lugar de ver un millón de títulos apelmazados, miles de cifras y adjetivos hiperbólicos, ahora puedo mirar la primera plana de los diarios online y ver bien qué quiero leer, sin ponerme a hacer click de manera frenética en una nota y después otra y otra.

Empecé a sentir la necesidad de leer buenas noticias, o al menos algo diferente, un cambio.


El ejercicio de esta semana

Vamos a tratar de escribir algunas notas periodísticas contando algo que hayamos visto desde nuestra ventana o nuestro balcón, usando nuestra imaginación si es necesario. También podemos escribir sobre algo que sucedió en casa, y podemos darnos el lujo de ser un poco creativos.


A mi hijo más se le cayó un diente, el mayor escribió un poema sobre la primavera, miramos Bake Off Argentina y después hicimos crêpes de chocolate … ¡un montón de noticias fabulosas para compartir! Me pareció una buena idea que empiecen a contar algunas cosas que les pasaron estos días a través de un ejercicio de escritura.

Esta semana incluí una ficha para el ejercicio, aunque si prefieren hacerlo a su manera con otro formato, mucho mejor.

En la ficha hay lugar para escribir la fecha, el nombre del periodista, un renglón para escribir el título, y un rectángulo para pegar una foto o hacer un dibujo. También pueden incluir una leyenda o epígrafe debajo de la imagen.

Para escribir esta nota, ya sea con noticias reales o inventadas (hay chicos que cuentas sobre lo que están haciendo sus juguetes), recuerden que hay que contar la historia con detalles interesantes.

Deberían presentar la información, ya sea real o no, sin incluir su opinión personal (vamos a hacer un ejercicio para escribir en primera persona muy pronto).

Pueden leerles las noticias al resto de la familia y escribir una nota cada semana para crear un periódico familiar.


¿Qué noticias tienen para compartir?


#LittleWriters365

Recent Posts

See All