• Eugenia Sestini

Cuentos con una vuelta de tuerca



La semana pasada celebramos el Día del Libro en el Reino Unido, y muchas escuelas dedicaron tiempo extra en clase para contar y escribir historias. Me encantó escuchar las historias que los chicos trajeron a casa.


Mientras caminaba por el supermercado la semana pasada, vi muchos disfraces para el Día del Libro, la mayoría eran personajes de cuentos clásicos. Y me pregunté cómo puede ser que algunos cuentos sigan siendo tan populares después de tantos años, algunos después de siglos.


Hay cuentos clásicos que todavía se convierten en películas, algunos que se vuelven a contar pero con un punto de vista más moderno, algunos escritores quieren guardar el mensaje principal, pero cambian el marco de la historia o las características de algunos personajes. Pero, ¿por qué seguimos reescribiendo historias cuando podríamos crear cuentos nuevos directamente?


No hay una sola respuesta a esta pregunta. Algunos autores tienen algún cuento favorito de su infancia que les gustaría cambiar un poco para que sea accesible a un público adulto. Algunos autores tal vez no se sintieron representados en algún cuento, y les gustaría reescribirlo para verse reflejados en la historia. Para algunos tal vez sea más interesante tomar el trabajo de otro escritor como punto de partida, y desde ahí crear una narración nueva, si bien lleva bastante trabajo reescribir una historia, por más que tengamos la base para empezar.


Esta semana, me gustaría que tomen una historia que conocen bien, y le den una vuelta de tuerca. Pueden elegir un clásico como Pinocho, o pueden elegir un personaje conocido como el Hombre Araña, y a partir de ahí cambien su realidad un poquito (¡o un montón!). Pueden hacer que Caperucita Roja tenga una hermana melliza, o pueden mandar a los Tres Cerditos de paseo en una nave espacial.


¿Cómo pueden reescribir esa historia tan conocida para que sea nueva y original?


#LittleWriters365

Recent Posts

See All