• Eugenia Sestini

Historias y fotos


Me impresionan las cámaras de fotos, y todavía no entiendo del todo cómo funcionan. Me sorprende que con sólo apretar un botón el mundo exterior pueda aparecer en un rectangulito y quede guardado para siempre.

Las fotos pueden capturar un momento especial. Cuando mirás una foto, tal vez te traiga lindos recuerdos (o algunos no tan lindos a veces). Si bien podemos detener el tiempo con una foto, capturando un momento específico, podemos usar nuestra memoria o nuestra imaginación para crear una historia alrededor de esta imagen.


El gran fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson, que retrató a artistas famosos y capturó momentos históricos importantes y se especializaba en atrapar “el instante decisivo” en sus fotos espontáneas, supuestamente le dijo a su mujer que “cualquiera con una cámara puede ser un fotógrafo.”

Vivimos en un mundo dominado por lo visual: más de un billón de personas usan Instagram, YouTube tiene más de un billón y medio de usuarios. Las redes sociales y el uso de cámaras digitales (sobre todo en los teléfonos) cambiaron la manera en que vemos y mostramos nuestra vida.

Esta semana, el fotógrafo estadounidense Mark Weeks nos comparte algunas ideas:


“¿Cómo logramos sacar una foto genial? Una foto puede ser genial porque captura un momento, una expresión o un estado de ánimo. Para lograr tomar una foto muy buena, un fotógrafo piensa en todos estos elementos, pero cuando vemos algunas de las mejores fotos que existen, mucha gente se focaliza en el uso de la luz. Si bien en general nuestros ojos se dirigen hacia las partes más luminosas de la foto, lo que separa a una buena foto de una foto genial es el uso de la luz para crear sombras.


Cuando está bien logrado, el uso de la sombra puede crear una sensación de misterio. Al agregarle un poco de movimiento a la foto también podemos hacer que se vuelva más interesante, y así la persona viendo la foto puede preguntarse qué es lo que está sucediendo en esa imagen.”


Mark incluyó un ejercicio que pueden encontrar más abajo.


Parece que siempre estamos buscando algo para ver, pero ¿cómo podemos tomar estas imágenes y convertirlas en una historia?

Si cualquiera puede ser un fotógrafo, seguros que tus chicos también. Hoy en día muchas personas no tiene cámaras, ya que cada vez más gente usa su teléfono para sacar fotos o hacer videos.

Para el ejercicio de esta semana, los chicos tienen que usar una cámara o un teléfono para sacar fotos. Después, miren las fotos con ellos y elijan las que más les gustan (un máximo de cinco, aunque a veces con una o dos alcanza) y traten de contar una historia usando esas fotos.

Si no tienen una cámara, pueden elegir algunas fotos de la sección Una imagen, muchas palabras.

¡A sacar fotos!

Si a tus pequeños escritores les interesa la fotografía, Mark te sugiere el siguiente experimento:

Apoyá una manzana en la mesa. Sacale una foto. Después tomá una lámpara o una linterna y dirigila hacia la manzana (tal vez tengas que inclinar la lámpara para que esté iluminando bien la manzana). La luz debería dejar un lado de la manzana más claro, y del otro lado debería haber una sombra.


Sacá otra foto de la manzana (que no se vea la lámpara). Compará las dos fotos. La sombra, ¿le agrega algo a la foto? Tratá de mover la lámpara o la linterna alrededor de la manzana, hasta encontrar un lugar que te guste.


Ahora… ¡mordé la manzana! Y ponela de nuevo en la mesa. Que la parte mordida esté apuntando hacia la luz. Sacá una foto. Da vuelta la manzana para que se vea la parte mordida pero que esté a la sombra. Sacá otra foto. Ahora mirá todas las fotos y fíjate cuál te gusta más. Podés mandarnos tus fotos con algunos comentarios.

Además de la manzana podés probar con otras cosas: un osito de peluche, un auto de juguete, una persona… ¡lo que se te ocurra!

#LittleWriters365

¡Muchas gracias a Mark Weeks!

Mark toma fotos de personas, lugares y objetos. Trabaja con empresas, marcas de renombre y agencias de publicidad para crear imágenes inspiradoras.

Mark creció en Estados Unidos, y vivió en Taipéi y Ámsterdam antes de instalarse en Londres. Mark sabe cómo capturar lo mejor de cada persona. Vive en Londres con su pareja Lee y sus hijos, y trabaja en Londres y Estados Unidos.

Recent Posts

See All